jueves, 17 de mayo de 2012

capítulo 9 de la novela TURQUEZA.. inédita..de Claudia Migliore


 ...hacia el colchón  ahuecado, hundido, cuna de pesadillas, morbos y  hacinamiento para el apesadumbrado insomnio, que muere al surgir el efecto de las pastillas amarillas, mixtura  indispensable para subsistir en el híbrido paisaje, sin paisaje.


Por ahora, al menos por ahora hay callos en la mano, extensión de la espera, concebida la hinchazón, péndulo del hastío del encierro y de las sombras con los hongos de humedad descascarándose.

                                                           
                                                                          Desvastado el paisaje con las voces que no se aplacan, se abrió la trocha que aniquiló los matices del arco iris y el olor de la lluvia. Salir es tener que volver a entrar y tener que atravesar el barranco divisor, entre el desastre bajo fianza para continuar con vida y la desolada meseta del sin sentido. Para Un jugador de Dostoiesvsky habrá tiempo, “mañana todo se acabará!”, ¿volverá el tiempo de la lectura? Entre los trastornos que me provocan los psicofármacos, la concentración para la lectura es casi nula, pero el objetivo es mantener el estado lineal para poder dormir, comer y cagar ¿sin alteraciones alucinógenas? 

 La soledad es la puerta que quedó abierta, la única que supo perdonar al fracaso. Cuando todos ya se cansaron de las mentiras, de los fraudes, del desconcierto, solo surgió en el desmaño de los sentidos, este arañar al silencio opaco seco , sin estrellas siquiera para salir a mirar.  La tristeza acontece, se deja acontecer en la brisa que traen los días de la errata continua, los ocasos devorados por el reinado del 
azar y las balas de las esperanzas fusilando al deseo.

 Esta  ventana desdibuja el intento de anochecer, desde el despertar la línea del  horizonte  decidió ocultarse del otro lado del muro. En esta especie de purgatorio los sonidos del miedo traen palabras pardas, la memoria mira con los ojos del espejo, cuenta que vio al mar seco y al perfecto amanecer petrificado contra las rocas de un acantilado. Zumban los recuerdos desde los caparazones abandonados por los caracoles, que se fueron lentos pero seguros hacia otra orilla vívida y de sol tibio o al menos un sol seguro.

 Sobrevivir en la enajenación, el encierro, los callos en la mano, los días sin silencio, la lejanía del mar, las ausentes ramas del pino sosteniendo a la luna, los ausentes brazos sosteniendo al abrazo, sin arreciar a las ganas de regar una planta siquiera…   Llevarse a la boca un cigarrillo y otro, hasta el confabulado hartazgo que empuja  Adentro, en el otro encierro,  alguien me habló de la patología de los duelos no resueltos, demasiados muertos… cada pérdida un duelo, sumado a  todo el dinero gastado, los años gastados, lo segundo ante puesto y ambos con pala en tierra cavando esta fosa sin fondo.

Cuando  las voces descansan se logra recuperar parte de un lenguaje o de un paisaje perdido, el del silencio.                                                     

lunes, 14 de mayo de 2012

NAA BE BOP-ERIC VON BIBERT



A lontananza puedo vislumbrar las antorchas
 que iluminan el caserío 
donde habitan los insanos arrastrados
 por la corriente de las cosas
 que nunca pudieron ni podrán consumir.




Las constelaciones ya no se precipitan sobre los ojos 
del que alguna vez fué un combativo militante del mundo mejor 
que vendría......


Las desiluciones son las cuevas del timorato espectador
 del sinuoso transcurrir del tiempo


Le dije al saxofonista que empezara a aturdir
 a los cinco o seis ebrios soplando algún be bop parkeriano.







 ERIC VON BIBERT

jueves, 10 de mayo de 2012

Enquistamiento-Eric von Bibert

Enquistamiento-Eric von Bibert




Tempestades enquistadas en mentirosos esplendores de un ocaso aceptado con un vendaval de contradicciones.

El bien amado estertor de alguién que fué espectro y marioneta de sus estériles intentos por sumarse a un vacío de caminatas en círculos.

 Y me dirijo a la posibilidad del fruto de mis engendros paralelos.
   Recuerdo un amanecer con luces ...situado por encima de todos los amaneceres.
              Latigazo de perseverancia...siempre observando hacia el oeste que dibuja nubes de soledades oscuras.

martes, 8 de mayo de 2012

Latigazo-Eric von Bibert

 Recopilando imágenes negras.
 Instantáneas de fracasos ancestrales, verborrágicos, desafiantes.
 Itinerantes muestras de insalubres movimientos.

 Redimiendo el ocaso que no es más que la llegada del otoño visceral y externo de lo que se corrompe ineludiblemente.

 Las tormentas no serán las que fueron.

 Una descompuesta carcajada recuerda la vulgaridad que nunca supo de silencios.


 Eric von Bibert.


             
                                             

jueves, 3 de mayo de 2012

por Jorgelina ...


( adelanto de la novela: TURQUESA...DE Claudia E Migliore


...
La tristeza acontece, se deja acontecer en la brisa que traen los días de la errata continua, los ocasos devorados por el reinado del azar y las balas de las esperanzas fusilando al deseo.
   Desvastado el paisaje con las voces que no se aplacan, se abrió la trocha que aniquiló los matices del arco iris y el olor de la lluvia. Salir es tener que volver a entrar y tener que atravesar el barranco divisor, entre el desastre bajo fianza para continuar con vida y la desolada meseta del sin sentido. Para Un jugador de Dostoiesvsky habrá tiempo, “mañana todo se acabará!”, ¿volverá el tiempo de la lectura?
....

Barra de vídeos

Loading...