jueves, 11 de agosto de 2011

volantes de candidatos vuelan.. A ELEGIR?? ... EL PAIS DE LAS ÚLTIMAS COSAS???


"El país de las últimas cosas" o la enfermedad terminal de la modernidad 
                                                                                                                     





El País de las últimas cosas (Paul Auster)  FRAGMENTO TEXTUAL..(  un libro ..que recomiendo!!!!!)
Anna le cuenta a su novio en una carta, lo que ocurre en el país de las últimas cosas. Fue allí a buscar a su hermano, desaparecido después de unos cuantos informes a su periodico, ella quiere encontrarle, descubrir qué ocurre. Se encuentra entonces en un país devastado, lugares que un día están al siguiente día han desaparecido, algunas personas buscan sobrevivir, pero muchas buscan la muerte, contratando al club del asesinato, para que alguien les asesine un día sin aviso, o recurriendo a las clínicas de eutanasia, que si tienes mucho dinero te hacen morir viviendo el mejor sueño, la mejor de tus fantasías.

"Estas son las últimas cosas. Desaparecen una a una y no vuelven nunca más."
Ahora su obsesión principal consiste en decidir qué hare­mos una vez que hayamos salido de la ciudad. Casi cada mañana sale con un nuevo plan, cada uno más absurdo que el anterior. El más reciente es el colmo, pero creo que en el fondo, es en el que tiene más fe. Pretende que entre los cuatro creemos un espectáculo de magia y que reco­rramos el campo interpretándolo a cambio de comida y alojamiento. Por supuesto, él será el mago, vestido con traje de etiqueta y chistera de seda; Sam será el prego­nero; Victoria, la administradora; yo, la ayudante que se pavonea con un breve vestido de lentejuelas. Mi función consistirá en pasarle los instrumentos al maestro, y para el gran final, me meteré en una caja de madera y seré se­rrada en dos. Entonces seguirá una larga y emocionante pausa, y justo cuando se hayan perdido todas las esperan­zas, saldré de la caja, en actitud triunfante, soplando be­sos a la multitud con una sonrisa esplendorosa y artificial. Teniendo en cuenta el futuro que nos espera, es agra­dable tener estos sueños ridículos. Ya parece que el des­hielo es inminente e incluso es probable que salgamos mañana por la mañana. Eso es lo que convinimos antes de irnos a la cama: si el cielo parece prometedor, nos iremos sin más discusiones. Ahora es de noche y el viento sopla a través de las grietas de la casa. Todos los demás están dor­midos y yo estoy sentada abajo, en la cocina, tratando de imaginar lo que nos espera en el futuro. No puedo imaginarlo, no puedo ni siquiera comenzar a pensar en lo que sucederá allí afuera. Todo es posible, y eso es práctica­mente lo mismo que nada, casi como nacer en un mundo que nunca ha existido. Tal vez cuando salgamos de la ciu­dad, encontremos a William, pero intento no hacerme demasiadas ilusiones. Ahora todo lo que pido es tener la oportunidad de vivir un día más.
Ésta es Anna Blume, tu vieja amiga, desde otro mun­do. Una vez que lleguemos a nuestro destino, intentaré volver a escribirte, te lo prometo.

 RESEÑA:


No es una novela de ciencia-ficción, aunque haya sido considerada así y tenga algún punto de contacto con esta modalidad. Si bien se puede suponer que transcurre en el futuro, nada indica que el resto del mundo donde se sitúa el país de las últimas cosas sea distinto del nuestro. Simplemente, es la versión degradada del mundo actual y funciona como un temible augurio de lo que podría sucederle (sucedernos). No sólo no hay seres extraterrestres (aunque este no es un componente imprescindible de la novela de ciencia-ficción), sino que no son necesarios porque el ser humano se ha vuelto la peor amenaza para sí mismo y está consumando la destrucción de su propia civilización: “La ciudad parece estar consumiéndose poco a poco, pero sin descanso, a pesar de que sigue aquí” (33). No hay enemigos exteriores porque el hombre es su propio enemigo. Es la propia dinámica interna del sistema la que lo lleva a su degradación.
El país de las últimas cosas es la pesadilla y el castigo de la sociedad de consumo. Nada peor para la ahíta población del Primer Mundo que verse condenada a vivir como en el Tercer Mundo (aunque este ahora, con la desaparición del sistema comunista, haya “mejorado” su posición en el ranking y ascendido al segundo lugar). La sociedad de consumo no podía tener otro infierno que el del no consumo. Un infierno moderno, terrenal y carente de toda finalidad y trascendencia. Un infierno moderno que, coherentemente, hallará su expresión en una forma igualmente moderna (y postmoderna): no en una grandiosa epopeya trasmundana como la de Dante, sino en la mucho más modesta y antiheroica epístola-novela de una simple muchacha que, quizás, ni siquiera haya logrado retornar.
Ni valores, ni ideales, ni afectos. Los habitantes del país de las últimas cosas son como sombras sin identidad ni perspectivas a largo plazo. Tampoco tienen futuro, porque
Al final de la novela no sabemos si el personaje logró retornar. Pero sí hemos recibido su mensaje y en eso radica su costosa victoria (la dignidad siempre es costosa, por eso no es bienvenida en la sociedad de consumo, que la considera gasto; así nos va). Al convertirse en narradora, Anna restableció la unidad que había ido a buscar entre vivencia (personaje) y conciencia (narrador). El texto es su hijo. Y es también la demostración más acabada de la indómita condición del ser humano. Porque en el país de las últimas cosas, Anna fue capaz de decir la última palabra.
                                                                             .
..Que lo disfruten o lo sufran.. .. leer o releer elección reelección literatura-ficción..** no menos ficción que  un pais en época de elecciones?? LIBRES TODOS

3 comentarios:

rey larva dijo...

en que país es?... aún se vota?... creo haber escuchado el nombre de este tipo... gracias!

libres todos dijo...

en el país del nunca nadie nada...

Capitán Lope de Aguirre dijo...

Por eso insisto en volver a la Monarquía a la vieja usanza Medieval.La democracia es hija de la Revolución francesa y de la burguesía resentida.Nuevos ricos que no podían llegar a ser nobles aunque tuvieran muchas más posesiones que estos.Y crearon un monstruo.....

Barra de vídeos

Loading...